No preguntes que puedes hacer por tu país. Pregunta qué hay de almuerzo.

Orson Welles

 

Hasta mitades del Siglo 19 la comida infantil era un producto casero y lo que se preparaba y los ingredientes que se utilizaban, dependían de la cultura, cocina y estatus económico.

Entre continentes había diferencias, pero en líneas generales la comida infantil tenía que cumplir dos características: alto nivel de nutrición y de fácil digestión. Cereales tipo avena, arroz y cebada molida mezcladas con liquidos se encuentran en los recetarios de casi todas las cocinas.

La revolución de la comida infantil

Con la revolución industrial llegan innovaciones gracias a expertos en nutrición y científicos. Desarrollan las primeras fórmulas de réplicas con el fin de sustituir la leche materna. En 1867 el Barón Justus von Liebig, quimico alemán considerado pionero en el estudio de la química organica, desarrolló y comercializó la leche artificial. Nestle no tardó en seguirle los pasos comercializando el primer alimento infantil artificial en el mismo año. La marca Hero, se constituye en 1886 bajo el nombre de “Conservenfabrik Lenzburg, Henckell & Zeiler”. Procesa frutas y verduras y se especializa en una variedad de productos desde compotas hasta mermeladas. En la actualidad se considera una marca líder de tarritos de comidas infantiles apostando por la investigación y desarrollo a mano de expertos en pediatría y nutrición.

Los años 20

En los años 20 se promocionaba la gama de productos infantiles que a esta altura ya incluían cereales, frutas y verduras procesadas, destacando lo superioridad científicamente probada con respecto a la cocina casera. La controversia estaba en pie entonces tanto como en la actualidad. La preocupación por exceso de químicos, conservantes y otros productos dañinos se mantiene desde que se vendió el primer potito.

Las empresas invierten en investigación y desarrollo a mano de expertos para ofrecer menús completos, saludables y que agraden al paladar de los pequeños. Las etiquetas de estos tarritos garantizan la ausencia de colorantes y conservantes.

Algunos menús populares son

  • Multifrutas o platano, mezclados con galletas, aportando lo mejor de la fruta y suplementos vitamínicos.
  • Cenas de verduras con carne de ternera o merluza
  • Arroz blanco con merluza
  • Zanahorias con arroz
  • Menestras de legumbre y carne de cordero

 

Hay un amplio catálogo de comidas infantiles, que tienen en cuenta las necesidades nutricionales y también los posibles alérgenos como el gluten, el huevo o la leche.

Domingo Gutierrez es distribuidor de alimentos infantiles de Canarias.

No hay amor mas sincero que el amor a la comida

George Bernard Shaw