“Todo lo que ves, se lo debo al espagueti.”

Sophia Loren

La pasta en las cocinas del mundo

Un alimento básico de cada despensa, la pasta es la base de todo tipo de platos deliciosos. Unos espaguetis con salsa de tomate y los niños están encantados con su almuerzo. Añadimos vino tinto y luz de velas y la pasta se convierte en un plato seductor para una velada romántica. En frío también brilla por su versatilidad, en una ensalada de macarrones con una mezcla de quesos, tomates y aceite de oliva.

No requiere mucho tiempo y combina como base para muchos sabores diferentes. Puede ser fresca o seca, con o sin huevo. El Spätzle alemán es una alternativa a base de huevo, que enciende una y otra vez el debate de si pertenece a la categoría pasta o no. Los noodles chinos, también llamadas mian, muestran que la cultura de la pasta no solo tiene raíces fuertes en Occidente.

 

¿Qué pasta con que salsas?

Aunque siempre es una cuestión de gustos, recomendamos lo siguiente:

Frescas y secas:

  • Pasta fresca con salsas cremosas y base de lácteos. Si lleva mantequilla o leche, le encantaran los raviolis y ñoquis.
  • Pasta seca con salsas de sabor fuerte a base de aceite. Espaguetis, macarrones, rigatoni con una salsa boloñesa, salsa picante de tomate o salchichas.

Finas y gruesas

  • Las pastas finas tipo hilo, espaguetis, cabello de ángel y fusilli van bien con salsas ligeras.
  • Las pastas con forma gruesa tipo fettuccini se acompañan de salsas densas y jugosas.
  • Las pastas tipo tubo, como macarrones, penne y rigatoni con salsas ricas en textura con trozos de tomate, carne molida o salchicha.

Domingo Gutierrez es distribuidor mayorista de pasta en Canarias.

Preparar la pasta es rápido. ¿Pero cómo se prepara bien?

5 pasos con algunos consejos

  • Hervir agua (cantidad de agua perfecta: 1 litro por 100g)
  • Añadir un poco de sal (sube la temperatura de ebullición y añade sabor)
  • Añadir pasta (cuando el agua esté en su punto de ebullición, no antes)
  • Remover de vez en cuando y probar hasta que esté al dente (el tiempo indicado sobre la caja suele ser correcto; remover desde el principio es clave para que la pasta no se pegue. Al dente: la textura es firme pero no dura)
  • Colar (con la ayuda de un colador y mezclandola en seguida con la salsa o aceite de oliva para evitar que se quede pegajosa.

 

 

Recalentar pasta, ¿sí o no?

Se puede, con cuidado, para que no pierdan su textura y sabor al dente convirtiéndose en una masa pegajosa. La cantidad a recalentar se coloca en agua hirviendo durante 40 a 60 segundos máximo. Colar, añadir la salsa y servir inmediatamente.