” Porque Anushka ya ha comprado el aceite de girasol, y no sólo lo ha comprado, sino que ya lo ha derramado.”
Mikhail Bulgakov (El Maestro y Margarita)

 

Quemar aceites de cocina para generar energía no es nada nuevo.  Cuando Rudolf Diesel introdujo su motor diesel en 1900, utilizaba aceite de cacahuete.

 

Aceite de oliva virgen extra

 

El cultivo de olivos en el mediterráneo es tradición desde hace siglos. El aceite de oliva siempre ha sido el medio de cocción y aromatización de la sana comida mediterránea. Es versátil, no requiere refrigeración y tiene una larga vida útil. Es bueno tanto para los alimentos fríos como los calientes. Se utiliza incluso en productos de belleza, cosmética y como mascarilla para el cabello.

 

Una vez que las aceitunas son prensadas y el aceite es extraído, queda aceite de oliva virgen extra. Es robusto en sabor, y puede tener notas mantecosas, picantes o afrutados dependiendo del origen de las aceitunas. El punto de humeo bajo de aceite de oliva virgen extra (aproximadamente 325˚C) significa que no es ideal para cocinar.

El mayor proveedor de este aceite sano y sabroso es España. Se extienden por la frontera francesa en el mediterráneo del este y todo el camino a Andalucía a lo largo de la costa. Algunos están en La Rioja en el noreste, otros en La Mancha.
La Denominación de Origen de estas excepcionales regiones de aceite de oliva se estableció hace más de 25 años.

 

 

Aceites aromatizados

 

Un aceite aromatizado es, como su nombre lo indica, un aceite que ha sido infundido con elementos aromatizantes, tales como hierbas o especias. Tienen tres usos principales en la cocina. Añaden sabor, proporcionan un atractivo visual y enriquecen el plato sin necesidad de usar grasas saturadas.

Los aceites pueden ser aromatizados con:

 

  • hierbas como la albahaca, el romero o tomillo
  • especias (curry en polvo)
  • raíces (jengibre o rábano picante)
  • cáscara de cítricos, como la cáscara de limón
  • verduras, pimientos picantes y ajo

 

Aceites de girasol y de sésamo

 

Con un punto de humeo de 440-450˚, el aceite de girasol es el héroe de la despensa para todo lo relacionado con la freidora y el salteado.

 

El aceite de sésamo tiene un alto punto de humeo (410˚) y un sabor relativamente neutro. Es un gran aceite de uso para cualquier tipo de cocina.

 

 

Domingo Gutierrez es distribuidor mayorista de aceite en Canarias.