Las ventas del vino rosado están aumentando cada año. Los amantes del vino aprecian sus colores vivos y sabores intensos.

 

No es un vino dulce

Nada que ver con el peyorativo “vino dulce”, de “las peores uvas”, para los que “no saben de vino”, “mezcla de blanco y tinto” o “solo para mujeres”.

En estos últimos años, el vino rosado se está liberando de estos prejuicios y se está ganando una posición reconocida entre los consumidores, en el territorio nacional y sobre todo a nivel internacional.

Los vinos rosados más importantes se cosechan en España, Francia y Estados Unidos, siendo España tercer exportador mundial de estos vinos.

Los hay dulces, semisecos y secos, ganando en Europa sobre todo los secos.

 

El rosado viene del tinto

Las variedades más utilizadas para los rosé son las uvas Tempranillo o Garnacha. Otras son Pinot Noir, Merlot, Cabernet Sauvignon. Se usan solas pero también hay mezclas de uvas.

Los rosados ​​espumosos se elaboran tradicionalmente con una mezcla de uvas rojas y blancas.

La intensidad del característico color rosa depende del tiempo de contacto que tiene la piel de la uva con su jugo. Cuanto más tiempo, más intenso el color, llegando a crearse matices naranjos brillantes y rosados vibrantes.

 

Sabores rosados

Los vinos rosados tienden a ser más sutiles que los tintos, desde los afrutados hasta los secos. Los afrutados se inclinan hacia los frutos rojos como la fresa, la cereza y la frambuesa, con algunos toques cítricos.

 

Cuando tomar un vino rosado

El rosé se toma frío, por lo que se vuelve una elección preferida de los consumidores en primavera y verano.

Es muy versátil acompañando bien a una gran variedad de platos. Tanto si es un picoteo ligero de jamón y pollo, ensalada y huevo, como si es un elaborado menú de marisco, el vino rosado es el acompañante perfecto. Incluso puede convertir una hamburguesa con papas en una experiencia gourmet.

 

Visite nuestro catálogo de vinos rosados siguiendo este enlace.